Acidez en el embarazo

La acidez es un problema bastante desagradable que a menudo es padecido por muchas personas y en ocasiones por primera vez en las embarazadas. El problema de la acidez en el embarazo es una cuestión de suerte.

Para quien no sepa qué es exactamente, os contaré que es una sensación muy molesta. Con la acidez en el embarazo sientes que te van a dar arcadas, que te arde el estómago y que se te sube la comida del esófago a la boca y es que el esófago se comunica con el estómago a través del cardias dando como resultado a tan desagradable sensación. La acidez en el embarazo es uno de los síntomas de embarazo.

¿Sabéis porqué ocurre esto en el embarazo? Por las hormonas, ¡hombre cuánto tiempo sin hablar de ellas! Y para ser más concretos, hablamos de la progesterona, responsable entre otras cosas de digestiones más lentas y perezosas. A más semanas de embarazo y por tanto mayor tamaño de nuestro bebé, éste ocupa toda la parte del abdomen por lo que no hay suficiente espacio para que cada órgano esté en su lugar habitual lo que hace que los ácidos estomacales se desplacen hacia el esófago incrementando la sensación de ardor que produce la acidez.

Yo llevo con esto casi desde el inicio del embarazo, no se si será por tener un embarazo gemelar o simplemente porque me ha tocado a mi la “china” de padecer esto (y las náuseas) desde el comienzo. He probado de todo. Muchos me han valido y otros tantos sólo ha sido una pérdida de tiempo, pero el que no arriesga no gana… Cada una de nosotras somos un mundo, por lo que lo que es bueno para mí, quizá para ti no lo sea y viceversa.

Por el conocimiento que tengo hasta el momento me temo que este malestar estará presente hasta que nazcan las mellizas ya que lo habitual es que desaparezcan tras el parto.

 

Recomendaciones contra la acidez en el embarazo

 

Como os acabo de decir, desaparecer no van a desaparecer, pero sí que podemos aliviarnos un poco. Aquí, algunas recomendaciones:

Adiós a la bebidas con gas. A mi esto me supone un problemón. Amo la cerveza y me resulta muy difícil quitarla de mi dieta (la sin alcohol, por supuesto) así que lo que he hecho es reducir el consumo. Cuando salgo por ahí en lugar de tres cañas pues me intento quedar con una, porque es verdad que me sienta súper bien y tan fresquita… pero luego cuando vuelvo a casa veo las estrellas.

Ojo al chicle que también produce gases. Pásate a los caramelos sin azúcar o úsalos justo después de comer ya que activa las glándulas salivales que controlan los niveles de ácido. Además para un apuro, te vale como lavado de dientes.

El tomate es un alimento muy difícil de digerir y que produce mucha acidez. A mi no me hace mucha gracia, si lo tengo que comer lo hago pero no me entusiasma demasiado.

Comidas condimentadas, fritas o con mucha grasa. Todos sabemos que estos alimentos no contribuyen a una dieta equilibrada.

Evita tomar grandes cantidades de líquido durante las comidas para que no se te hinche el estómago. (Es importante que tomes suficiente agua durante el embarazo, pero hazlo entre las comidas).

Pequeñas cantidades mejor. Evita comer en abundancia, en su lugar come más veces en pequeñas proporciones. Si puedes comer despacio y masticar todo muy bien enhorabuena. Yo por más que lo intento lo hago al principio y luego se me olvida.

Silencio en la mesa. Intenta no hablar mientras masticas para que no te entre mucho aire por la boca. Para mi esta tarea es misión imposible, porque yo no me callo ni bajo el agua. Tengo la sensación que justo lo más importante que tengo que decir se me ocurre durante las comidas y claro, no puedo callarme…

Horario inglés. No comas y te vayas a la cama de manera inmediata. Intenta hacer la digestión antes de tu encuentro con Morfeo.

Ponte cómoda. Usa varias almohadas para elevar la cabeza y ropa holgada que no te apriete o incomode.

Si después de probar todas estas cosas y más no te encuentras mejor, habla con tu médico sobre la posibilidad que te recete algo y mucha mucha paciencia porque esto al fin y al cabo es meramente temporal.

¡Palabra de madre!

 

Tienes más información en este link

Categorías: Embarazo