Depilación y el embarazo

Muchas de  nosotras se preguntan si es compatible la depilación y el embarazo. Como bien sabrás, durante la gestación las mujeres sufrimos importantes cambios hormonales en todo nuestro cuerpo.

Debido a estos cambios puede darse el caso de aumento repentino del vello en nuestro cuerpo y esto es debido a los altos niveles de progesterona. La buena noticia es que como casi cualquier cambio en el embarazo, tras él, todo vuelve a su estado inicial ¿la mala? Supongo te lo imaginas. No todo vale en cuanto a depilación y el embarazo se refiere.

Tipos de depilación y el embarazo

Entendemos que estar embarazada no es sinónimo de no cuidarse si no es lo que nos apetece hacer. Muchas embarazadas tienen temor que llegue el día del parto y presentarse en el hospital sin depilar. Aclarar que desde los hospitales nos llaman a mantener la calma. En esos momentos lo último que se le pasa al personal hospitalario es si vas o no depilada. Su misión es ayudarte a traer a tu bebé al mundo de una manera sana y es por eso que no están atentos a saber si te has maquillado, peinado, depilado o si tienes ojeras por no haber podido dormir. Aún así, es lícito y tienes todo el derecho a preocuparte por tu depilación y el embarazo que estás viviendo. Hay varias maneras de depilarse. Veamos algunas:

Láser de depilación y fotodepilación. La mayoría de los láseres de depilación penetran a una superficie no superior a los 4,5 y 5 milímetros de la piel, por lo que no tendría porqué causar daño alguno al feto en su formación y desarrollo. Sin embargo y ante la no constancia de pruebas que certifiquen lo contrario, la mayoría de clínicas y centros especializados no recomiendan la depilación láser sobretodo en la zona del pubis y la ingle.

Si lo que te preocupa es la interrupción repentina de tu tratamiento láser, descuida, porque éste no se va arruinar. Puedes continuarlo incluso un año después de haberlo parado.

Por fortuna existen otros métodos al margen de la depilación láser, si bien no todos son igual de válidos.

Ojo a las cremas depilatorias. Pueden provocar reacciones alérgicas incluso si antes no las has tenido. Ten en cuenta que tu cuerpo está sufriendo cambios hormonales constantes y lo que antes iba bien, es posible que ahora no se tolere de la misma manera. Antes de echarte sobre tu piel, lee bien las instrucciones del fabricante y procura que ésta sea apta para pieles sensibles. Si te es posible, haz una prueba en una pequeña zona y espera 24h para ver si hay reacción.

Depilación con hilo. No existen evidencias de riesgo para el feto usando la combinación de este método de depilación y el embarazo.

Depilación con cera. Ocurre como con las cremas depilatorias rápidas, las reacciones alérgicas pueden sucederse debido a la sensibilidad de nuestra piel. Tanto si optas por este método como por el anterior, repito mi consejo; y es que pruebes en una zona de tu piel discreta y comprobar así su posible reacción.

Cuchillas. Es sin duda uno de los mejores métodos y sin duda el más seguro en nuestro estado de buena esperanza. La única pega es que a medida que nuestra barriga crece se hace más inviable poder depilarte con cuchilla tú sola. Es el momento de pedir ayuda y descuida, tras el parto podrás poco a poco ir retomando tu manera de depilación habitual.

Máquina de depilación. Ocurre igual que con las cuchillas de afeitar, sólo que el pelo se arranca de raíz. Otra combinación perfecta de depilación y el embarazo que tenemos.

Lactancia y depilación

Aún nos queda la duda que una vez esté aquí nuestro bebé el saber si durante nuestro periodo de lactancia podemos reanudar la depilación. Comentarte que la mayoría de los métodos de depilación mencionados arriba si son compatibles. Si bien, aquellos relacionados con el láser dedicaremos algunas líneas más.

Asimismo, durante la lactancia también hay alguna restricción. Si la madre está dando el pecho a su hijo, y desea hacerse el tratamiento de depilación láser, lo podrá realizar sin problema alguno en cualquier zona del cuerpo, con la excepción de la zona del pecho, areola y/o axilas.

Te recomendamos que antes de iniciar y/o continuar con tu tratamiento de depilación, consultes a tu médico y al personal especializado. Ellos serán quienes mejor te puedan aconsejar para lucir un cuerpo libre de vello.

¡Palabra de madre!

 

Encontrarás más información en este link

Categorías: Embarazo