Natación para bebés ¡Al agua patos!

Estoy yendo a la piscina con bastante frecuencia. Es una actividad de la que quise participar casi desde el principio de mi embarazo. El otro día quise preguntar sobre la matronatación, o natación para bebés ya que me gustaría llevar a mis pequeñas a la piscina cuanto antes. Me sorprendió mucho que me dijeran que hasta los 2 años no tienen clases para bebés (los puedes llevar tu antes, pero no son clases) preguntando e indagando me he dado cuenta que este comentario es más frecuente de lo que parece, quiero decir, que las clases empiezan muy tarde, ¿no os parece?

Obvio que hay sitios donde se puede empezar antes (como todo, pagando encuentras) pero digamos que no es lo habitual

Los bebés están acostumbrados a un medio acuático que es donde permanecen desde que son embriones hasta que salen del cascarón, ¿pórque iba a ser la natación para bebés diferente?

Es más, los beneficios del parto en el agua están más que demostrados, y aunque sé que en España aún no está del todo implantado, con más frecuencia se empieza a ofrecer esta opción como alternativa al parto convencional. ¿Será por algo, no?

Natación para bebés ¡ Al agua patos!

Pocos deportes hay que se puedan garantizar para su práctica desde muy temprana edad. La natación para bebés es una de ellos. Más que deporte debería decir actividad, porque con la natación para bebés el objetivo no es que aprendan a nadar sino relacionarse en este entorno acuático, que como he dicho antes les es bastante familiar.

Hasta los 8 meses de edad los bebés son capaces de recordar su relación previa con este medio, posteriormente, esta capacidad innata se va perdiendo. Por supuesto esta actividad debería estar reglada y siempre acompañada de un adulto. Con papá o con mamá sería genial y reforzará ese vínculo tan especial que se está formando.

El agua permite derrochar energía en niños y adultos. Jugando se desarrolla una serie de destrezas y habilidades que proporciona este ambiente acuático ya que nuestro bebé se siente más seguro que en tierra firme.

Al agua patos ¿cuándo es recomendable la natación para bebés?

Aquí hay para todos los gustos. Por suerte la mayoría de expertos en el tema coinciden en fijar la edad de 4 meses como inicio.

Gracias a las inmersiones y a los diferentes ejercicios el bebé aprende a desarrollar su confianza en el entorno a la vez escucha y observa lo que le rodea.

Las clases suelen durar en torno a 30-40 minutos y el agua está a una temperatura ambiente que oscila entre los 30-32 grados y que cuya desinfección está garantizada bajo normativa específica.
Es conveniente esperar unos 30 minutos después de la comida para meterse en el agua. Como esto no siempre es posible y los bebés notan el cambio de temperatura enseguida, lo ideal es ir metiéndole poco a poco y mientras darles mucho mimo y cariño.

Un “mar” de dudas

En piscinas particulares se debe prestar especial atención a los bebés (temperatura, posibles riesgos, objetos, etc) y por supuesto de sentido común es que jamás pueden quedarse solos.

A la edad de 4 años pueden empezar con las clases de natación, es decir, con el aprendizaje específico de aprender a nadar.

Es recomendable consultar al médico antes de acudir a la natación para bebés. Muchas veces las épocas de fuertes epidemias no son las más conveniente para realizar este tipo de actividades.

Hay estudios que apuntan una estrecha relación entre el medio acuático con los beneficios frente a enfermedades como el asma: se fortalecen los pulmones al mismo tiempo que se aumenta la oxigenación y la circulación de la sangre.

Hasta el momento hemos hablado de contacto con piscinas.. ¿qué pasa en el mar? En mi opinión las medidas deben extremarse mucho. Reconozco que a mi el mar me impone, y ya pensando en que estén mis criaturas ahí me da mucho respeto. Buscando información al respecto la conclusión a la que llego son aunque obvias dignas de comentar. Que no sea más de 10 minutos, que se mojen solo los piececitos y que mucho cuidado con las olas.

¿Qué me llevo al agua?

Será necesario el uso de un pañal apto para el agua (desechables o de tela) y si quieres, un bañador con el que se encuentre cómodo. Ni se te ocurra llevar un pañal convencional como hizo mi amiga Africa, porque así sólo conseguirás que el pañal se hinche y el bebé no pueda salir del agua. Muchos pañales espaciales para natación pueden venir en regalos tan diversos como las tartas de pañales.

No estaría demás echar el cambiador de plástico portátil. NO todos los sitios cuentan con uno y en ocasiones se desconoce si el uso del mismo ha sido el correcto y /o cumple con las medidas óptimas.

¡Qué bebé más listo!

Sin duda, uno de los beneficios a destacar de la natación en edades muy tempranas es el desarrollo de la inteligencia. No lo digo yo, ¡ojo! Hay varios estudios que así lo han demostrado.

El agua estimula la capacidad de juego del niño, hecho que repercutirá muy positivamente en futuros aprendizajes.

Realizar esta práctica antes de los dos años contribuye a desarrollar una mayor percepción de su entorno, potenciando su espíritu creativo.

Por otro lado el contacto con otros niños contribuye al aprendizaje en equipo, compartiendo y realizando actividades junto a otras personas al adquirir mayor seguridad y confianza.

Natación para embarazadas

Si tu bebé no ha llegado aún al mundo como es mi caso, la natación para embarazadas es un buenísimo ejercicio para ti.

Te ayudará a sentirte más relajada y aliviar el dolor de espalda
Tonifica los músculos
Mejora la circulación
Alivia el estrés
Previene la hinchazón y los calambres

Y otros beneficios más que me dejó en el tintero. Además es un deporte que lo puedes realizar en cualquier momento del embarazo y postergarlo hasta el octavo mes (si te deja tu médico) ya que existe riesgo de perder el tapón mucoso (de esto último ya hablaremos en otro post)

El agua es vida.

¡Palabra de madre!

Categorías: Bebés,Embarazo