Síndrome de Couvade

Durante el embarazo esperamos una serie de cambios físicos y psicológicos como corresponde a la gestación de una mujer embarazada. Hasta ahí bien, y ¿qué pasaría si te dijera que algunos de estos síntomas “se los has pegado” a tu pareja? Si, si lo que lees, esto es conocido como el Síndrome de Couvade. Déjame que te lo explique un poco más que juro no se me ha ido la cabeza.

Lo primero te dejo una definición de Wikipedia perfecta para saber más del Síndrome de Couvade, que como bien explican proviene de la palabra francesa couver cuyo significado en castellano significa criar o incubar algo.

¿En qué consiste el Síndrome de Couvade?

El síndrome de Couvade o embarazo del padre afecta sobretodo a padres primerizos durante el embarazo de su pareja. Algunos de los principales síntomas aparecen durante el primer trimestre y corresponde a calambres, náuseas, antojos, dolores abdominales y hasta altibajos sin justificar.

¿Real o está en su mente?

Pero ojo, esto no se trata de un síntoma meramente psicológico. Es tan real como la vida misma y se produce como consecuencia de cambios en los niveles de testosterona (hormona sexual producida en los testículos del hombre) y la prolactina (hormona que estimula la producción de leche).

Tampoco es de extrañar que los hombres que padecen el Síndrome de Couvade se vuelquen de manera más sentida con sus hijos tras el nacimiento. Corresponde en gran medida a hombres muy cariñosos.

Se ha estimado que el porcentaje de hombres que lo padecen se sitúa entre un 10-65% cifra que nos podría hacer sospechar que nuestra pareja puede ser perfectamente uno de los “afectados” y visto así, que nuestra pareja por un tiempo (en ocasiones limitado) pueda padecer algo de lo que estamos viviendo no suena nada mal. ¿o me equivoco?

¡Palabra de madre!

Categorías: Embarazo,Psicología